top of page

Cáncer y ejercicio físico


(fuente: American College of Sports Medicine. ACSM’s Guidelines for exercise testing and prescription)


La actividad física y el ejercicios físico decrece los efectos adversos de la terapia contra el cáncer: Fatiga, dolor, complicaciones CV y respiratorias, cambios endócrinos, debilidad muscular, alteraciones gastrointestinales, cambios en la composición corporal.


Idealmente, los pacientes con cáncer deberían recibir una evaluación integral de todos los componentes de la condición física relacionada con la salud. Sin embargo, requerir una evaluación integral de la aptitud física antes de comenzar el ejercicio puede crear una barrera innecesaria para comenzar la actividad. Por esta razón, no se requieren evaluaciones para comenzar un programa de caminata de intensidad ligera, entrenamiento de fuerza progresivo o flexibilidad en la mayoría de los sobrevivientes.


Se debe tener en cuenta la historia clínica del paciente, las enfermedades crónicas comórbidas, y cualquier contraindicación del ejercicio antes de comenzar las evaluaciones de aptitud física relacionadas con la salud o al diseñar el programa de ejercicios.


Las evaluaciones del estado físico relacionadas con la salud pueden ser valiosas para evaluar el grado en que la fuerza y ​​la resistencia musculoesqueléticas o CRF se han visto afectadas por la fatiga relacionada con el cáncer u otros síntomas comúnmente experimentados que afectan la función.


Es importante que los profesionales del ejercicio comprendan las toxicidades más comunes asociadas con los tratamientos contra el cáncer, incluido el aumento del riesgo de fracturas, eventos cardiovasculares y neuropatías relacionadas con tipos específicos de tratamiento y morbilidades musculoesqueléticas secundarias al tratamiento.


Prescripción de ejercicio:

Los pacientes con cáncer deben evitar la inactividad física durante y después del tratamiento.


No es posible una recomendación única y precisa sobre el principio FITT (frecuencia, intensidad, tiempo y tipo), dada la diversidad de la población afectada por el cáncer.


El panel de expertos del College of Sports Medicine (ACSM) sobre las pautas para el ejercicio en adultos sobrevivientes de cáncer concluyó que existe amplia evidencia de que el ejercicio es seguro tanto durante como después del tratamiento para todos los tipos de cáncer revisados ​​(es decir, mama, próstata, colon, hematológico y ginecológico).

Las recomendaciones generales para los sobrevivientes de cáncer son consistentes con las pautas provistas en la recomendación del ACSM, la Red Nacional Integral del Cáncer y la Sociedad Estadounidense del Cáncer de 30 a 60 minutos de actividad física (AF) de intensidad moderada a vigorosa al menos 5 días/ semana. Sin embargo, es importante señalar que el principio FITT de las recomendaciones EF para personas con cáncer se basan en literatura limitada.

Las recomendaciones FITT apropiadas variarán a lo largo de la experiencia del cáncer y requerirán la individualización del ejercicio físico (EF).


Consideraciones de prescripción de ejercicio:

Se necesita conciencia del impacto altamente variable del ejercicio sobre los síntomas en aquellos que se someten a tratamiento. Es posible que se necesite una progresión más lenta en comparación con los adultos sanos. Si la progresión del ejercicio conduce a un aumento de la fatiga u otros efectos adversos comunes, el principio FITT de EF debe reducirse a un nivel que sea mejor tolerado.


Los sobrevivientes que completaron el tratamiento pueden aumentar gradualmente la duración del ejercicio cuando lo toleren y sin exacerbación de los síntomas o efectos secundarios para todas las actividades.


La frecuencia del ejercicio aeróbico debe incrementarse gradualmente desde el nivel actual de actividad física hasta 3-5 días por semana. Si se tolera sin efectos adversos de los síntomas o efectos secundarios, la actividad física (AF) no tiene por que diferir de las poblaciones sanas.

Existe una indicación reciente de que la reserva de frecuencia cardíaca (HRR) puede ser menos confiable para monitorear la intensidad del ejercicio aeróbico para los sobrevivientes de cáncer que actualmente reciben tratamiento o después del tratamiento temprano debido a las diferencias en los valores de frecuencia cardíaca (FC) máxima y en reposo.

Puede ser aconsejable educar a los sobrevivientes para que usen el esfuerzo percibido para monitorear la intensidad o usar un porcentaje de la frecuencia cardíaca máxima (FCmax).

Las personas con linfedema deben usar una manga de compresión durante la actividad de entrenamiento de fuerza.

Los sobrevivientes de cáncer de mama y ginecológico deben considerar comenzar un programa de entrenamiento de resistencia supervisado.

El ejercicio de flexibilidad se puede implementar incluso durante el tratamiento activo. Concéntrese en las articulaciones en las que se produjo una pérdida del rango de movilidad articular (ROM) debido a la cirugía, corticosteroides, y/o radioterapia.


La evidencia indica que incluso aquellos que actualmente se someten a tratamientos contra el cáncer sistémico pueden aumentar las sesiones diarias de actividad física en el transcurso de 1 mes.

Pueden ser útiles varias sesiones cortas al día en lugar de una sola sesión, especialmente durante el tratamiento activo.


Consideraciones Especiales:

Hasta el 90% de todos los sobrevivientes de cáncer experimentarán fatiga relacionada con el cáncer en algún momento. La fatiga relacionada con el cáncer prevalece en pacientes que reciben quimioterapia y radiación y puede impedir o restringir la capacidad de hacer ejercicio.


En algunos casos, la fatiga puede persistir durante meses o años después de finalizar el tratamiento. Sin embargo, se aconseja a los supervivientes que eviten la inactividad física, incluso durante el tratamiento, dada la evidencia de que el ejercicio aeróbico mejora la fatiga. El hueso es un sitio común de metástasis en muchos cánceres, particularmente en el cáncer de mama, próstata, pulmón y mieloma múltiple. Los sobrevivientes con enfermedad metastásica en el hueso requerirán la modificación de su programa de ejercicios (p. ej.,impacto reducido, intensidad, volumen) dado el mayor riesgo de fragilidad ósea y fracturas.


La caquexia o atrofia muscular prevalece en personas con cánceres gastrointestinales avanzados y puede limitar la capacidad de ejercicio, según el grado de atrofia muscular.


Identificar cuando un paciente/cliente se encuentra en un estado inmunosuprimido (p. ej., tomando medicamentos inmunosupresores después de un trasplante de médula ósea o aquellos que se someten a quimioterapia o radioterapia). Puede haber momentos en los que hacer ejercicio en casa o en un entorno médico sea más recomendable que hacer ejercicio en un gimnasio público.


No se debe prescribir natación a pacientes con catéteres permanentes o vías centrales y sondas de alimentación, aquellos con ostomías, aquellos en un estado inmunosuprimido o aquellos que reciben radiación.


Los pacientes que reciben quimioterapia pueden experimentar períodos fluctuantes de enfermedad y fatiga durante los ciclos de tratamiento que requieren modificaciones frecuentes en el ejercicio físico, como reducir periódicamente la intensidad y/o el tiempo (duración) de la sesión de ejercicio durante los períodos sintomáticos.


Por consultas sobre evaluaciones de aptitud física y prescripción de ejercicio domiciliario o en instalaciones de la Clínica favor comunicarse por el whatsapp 091560538.


Comentarios


Convenios
Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
Posts recientes
Buscar por Tags
No hay tags aún.
Siguenos
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
Archivo
bottom of page